Alimentación infantil,  INFANCIA

Alimentación complementaria: cómo y cuándo empezar

En relación a la alimentación complementaria suelen haber muchísimas dudas como, por ejemplo, ¿cuándo empezar?, ¿cómo?, ¿qué método de alimentación complementaria es mejor?, ¿qué alimentos se pueden introducir primero? y una larga lista de preguntas más. En este artículo de Bebés y Crianza, te explico cómo y cuándo empezar la alimentación complementaria y todos las las preguntas relacionados con este momento.

Cuándo empezar la alimentación complementaria

La alimentación complementaria es recomendable que se empiece a partir de los 6 meses de edad, aproximadamente ¿Por qué a los 6 meses y no antes?, hasta los 6 meses, según la OMS, el bebé solo debería tomar leche materna o artificial, es decir, nada más. Hasta los 6 meses, la leche aporta todo lo que el bebé necesita. Pasado este período de tiempo, la leche materna o artificial va a seguir siendo el principal alimento, aunque el bebé va a necesitar aporte de hierro y zinc, principalmente, a través de la alimentación complementaria. La lactancia materna o artificial se recomienda que se ofrezca hasta los 12 meses de edad como mínimo.

Requisitos para empezar

Para empezar, se recomienda prestar atención a una serie de requisitos establecidos por la Asociación Americana de Pediatría, estos son los siguientes:

  1. El bebé se sienta sin ayuda: el bebé será capaz de mantenerse sentado y no se desestabiliza hacia los lados.
  2. El bebé ha perdido el reflejo de extrusión: hasta los 5 meses, aproximadamente, los bebés tienen el reflejo de extrusión. Este reflejo provoca que cuando al bebé se le introduce un sólido o una papilla en la boca lo expulse con la lengua. Para iniciar la alimentación complementaria será esencial que haya perdido total o parcialmente este reflejo. Por esta razón, si introducimos alimentos a los 4 meses, como se recomendaba antiguamente, puede que el bebé no llegue a tragar nada.
  3. Muestra interés por la comida: un claro ejemplo es el del bebé que quiere comer lo que los demás comen, ya sea carne, verduras o pasta. Cuando se da este interés por alimentos más allá del pecho, a partir de los 6 meses, es el momento de iniciar la alimentación complementaria.
  4. Es capaz de mostrarse hambriento y saciado: el bebé es capaz de abrir la boca cuando está hambriento y de no comer más cuando ya se encuentra saciado.

Métodos de alimentación complementaria

Antes de conocer cómo iniciar la alimentación complementaria, creo necesario que conozcas los diferentes métodos que hay:

  1. Alimentación a través de papillas: este tipo de alimentación se ofrece a partir de alimentos triturados en forma de papilla. Es una opción muy común y muy popular, aunque no es el único modo de alimentar a un bebé. En este artículo, te explico cómo preparar una papilla de cereales, de verdura y de frutas.
  2. Baby Led Weaning: este método también es conocido como alimentación complementaria autoregulada por el bebé y trata de una alimentación a partir de alimentos sólidos, nada de triturados. Los alimentos se ofrecen al bebé en la trona o la mesa y este los ingiere con las manos. Come lo que quiere, cómo quiere y cuánto quiere de una forma autónoma.
  3. Alimentación mixta: es uno de los métodos más usados, ya que se ofrecen tanto los purés o papillas como alimentos sólidos (Baby Led Weaning).

Cómo iniciar la alimentación complementaria

La introducción de alimentación complementaria, ya sea mediante purés, trozos enteros (BLW) o de forma mixta, es decir, purés y trozos, se realiza de la misma forma:

Ofreciendo primero el pecho o biberón

Hasta los 12 meses, como mínimo, el bebé va a alimentarse, principalmente, de leche materna o artificial. Siempre se va a ofrecer primero la toma de pecho o biberón y luego la alimentación complementaria. De esta forma, el bebé recibe el alimento principal y el más importante y, posteriormente, el alimento, de una forma complementaria.

Introduciendo los alimentos de uno a uno

¿Por qué de uno en uno?, ya que así se puede identificar la reacción a ese alimento concreto. Si le ofrecemos un trozo de coliflor y este le hace reacción alérgica, va a ser fácil deducir de qué alimento de trata. Sin embargo, si le ofrecemos una papilla de patata, coliflor y zanahoria, no podremos saber cuál de los 3 alimentos le ha producido la reacción.

Introduciendo los alimentos por la mañana o mediodía

Se recomienda realizar la introducción de los alimentos nuevos por la mañana o el mediodía, ya que así es fácil observar al bebé durante el día. Si se produce una reacción alérgica durante el día la vamos a poder identificar y actuar rápido, por la noche es más difícil y a la vez peligroso.

Realizando una observación durante todo el día

Como he comentado anteriormente, una vez hayamos introducido los alimentos, deberemos realizar una observación del bebé: posibles manchas en la piel, hinchazón de la boca, los labios o la lengua, diarreas, vómitos, etc. Si observamos cualquier aspecto fuera de lo normal es importante acudir al pediatra o a urgencias.

Con qué alimentos comenzar

Si te preguntas con qué alimentos comenzar la alimentación complementaria, debes saber que no hay una pauta de introducción concreta de qué alimentos ofrecer según la edad. Antiguamente, expertos, pediatras y nutricionistas tenían opiniones distintas al respecto y, actualmente, no hay un orden establecido según la edad del bebé. Se recomienda evitar los alimentos:

  • Altos en mercurio: atún rojo, tiburón, pez espada, etc.
  • Altos en nitritos: alimentos de hoja verde altos como las acelgas o espinacas. También se recomienda evitar la remolacha y el nabo.
  • Procesados: frankfurts, platos preparados, comida rápida, etc.
  • Altos en azúcar: galletas, azúcar, postres azucarados, bollería, batidos, etc.
  • Altos en sal: se recomienda no cocinar con sal y evitar aquellos alimentos que contegan altas cantidades de sal.
  • Peligrosos: frutos secos enteros, uvas enteras, aceitunas enteras, salchichas cortadas en rodajas, etc. Los alimentos que he comentado anteriormente se deben evitar, ya que son de la medida de la tráquea del bebé. La inhalación o el atragantamiento podría causar la obstrucción total o parcial de la vía respiratoria del bebé.
  • Leche de vaca y derivados: hasta los 12 meses, la leche materna o artificial va a ser el alimento principal de un bebé. Es recomendable que hasta entonces el bebé no consuma leche de vaca y derivados, ya que no es necesario.

Qué alimentos ofrecer a un bebé de 6 meses

  • Verduras y hortalizas: se puede ofrecer todo tipo de verduras, excluyendo las acelgas, los espinacas, la remolacha y el nabo (por los nitritos): patata, coliflor, calabacín, zanahoria, tomate, judías, etc.
  • Fruta: la fruta suele gustar mucho a los bebés y, aunque algunas pueden resultar ácidas o fuertes de sabor, el plátano y la pera suelen ser las más fáciles de introducir. La manzana, por ejemplo, se recomienda no ofrecerla entera, ya que es difícil de masticar. Se recomienda ofrecerla en papilla, chafada o al horno.
  • Cereales: ante todo, comentar que los cereales en polvo para bebés no son estrictamente necesarios. El bebé que coma arroz, trigo, avena, etc, no necesitará el preparado de cereales específico para bebés. La mayoría de estos preparados contienen azúcares y, además, son más caros que un plato de pasta o arroz. Actualmente, no hay diferenciación entre la introducción de los cereales con y sin gluten.
  • Carne: los bebés pueden comer todo tipo de carnes desde el inicio, aunque la más popular suele ser la de pollo y la de ternera. Se recomienda evitar los embutidos altos en sal y con grandes cantidades de colorantes y conservantes.
  • Pescado y marisco: evitando el atún, el tiburón, el pez espada y el lucio (por el mercurio), los bebés pueden comer pescado desde los 6 meses. El marisco se recomienda evitarlo hasta los 3 años de edad, ya que contiene cadmio.
  • Legumbres: se puede empezar la introducción de los legumbres a partir de los 6 meses.
  • Huevo: las antiguas recomendaciones no recomendaban introducir el huevo hasta los 10 meses de edad. Actualmente, se puede introducir el huevo a los 6 meses, aunque separando la yema de la clara. La clara y la yema se considerarán como dos alimentos distintos, respetando la introducción individual.
  • El agua: a partir de los 6 meses, el bebé puede empezar a beber agua. Antes de los 6 meses, la leche materna aporta el agua que necesita.

Consejos para iniciar la alimentación complementaria

A continuación, te voy a explicar algunos consejos para iniciar la alimentación complementaria:

  • Comer todos juntos: colocar al bebé en la mesa es ideal para que sienta curiosidad por comer, ya que es un proceso que no se enseña. El bebé, a través de la imitación y el propio interés, aprenderá a desenvolverse en la situación, a saber cómo actuar en la mesa y a alimentarse de una forma saludable.
  • No obligar: o forzar la alimentación complementaria es, como su nombre indica, un complemento a leche materna. Tendremos en cuenta que antes de comer, el bebé ya habrá realizado la toma de pecho o biberón. Si no tiene más hambre, no le forzaremos a comer.
  • Permitir la experimentación: sobre todo si se ha elegido el método Baby Led Weaning como método de alimentación, es importante dejar que el bebé experimente y descubra la comida con las manos. La experimentación forma parte de su desarrollo y no debemos interpretar que está cochineando con la comida.
  • Evitar que el bebé esté muy cansado: si el bebé está cansado posiblemente no va a querer comer y la situación puede ser un autentico drama. Es recomendable observar en qué horas del día suele dormir el bebé y evitar ofrecer la comida justo antes.
  • No distraer: el momento de la comida es muy enriquecedor, ya que el bebé descubre olores, sabores, texturas, colores, etc. Es interesante que no lo distraigamos con el fin de «enchufarle la cucharada en la boca», haciéndole partícipe del momento. Evitaremos la tele, los móviles o los juguetes y le ofreceremos, por ejemplo, una cuchara para que participe. Este punto se centra sobre todo en bebés alimentados con purés, ya que los de BLW lo hacen de forma autónoma.

Bibliografía

Flores-Huerta, S., Martínez-Andrade, G., Toussaint, G., Adell-Gras, A., & Copto-García, A. (2016). Alimentación complementaria en los niños mayores de seis meses de edad. Bases técnicas. Boletín médico, 63(2), 129-144.

Soy Júlia Ortiz Palet, tengo 25 años y soy educadora infantil por vocación. Me considero una apasionada del mundo del 0-3. Actualmente, soy madre de día de profesión y madre de Guillem. Además, hace 8 años que imparto talleres de sensibilización musical infantil(3-6 años). Tengo 10 años de experiencia acompañando a bebés y a sus familias, con mi respectivo cambio, crecimiento y continua formación. Confío en el poder de cambiar la mirada respecto a la infancia, viéndola potencialmente activa en el mundo. Además, defiendo la crianza respetuosa con apego como forma de acompañar y el juego como una necesidad básica de la infancia. Estoy formada, con Romina de Teta-a-Porter en pedagogía Pikler, movimiento y juego libre. También en crianza respetuosa, educación viva y porteo ergonómico. Deseo que te guste lo que comparto en Bebés y Crianza. Mi correo de contacto es juliaortiz1996@gmail.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies